El por qué los bebés no deberían dormir en sillas de coche

Cuando un niño nace pasa de un lugar líquido donde flotaba en líquido amniótico al mundo que conocemos, seco y bajo la fuerza de gravedad. Por esta razón, los bebés al nacer no tienen la suficiente fuerza para mantenerse sentados y por lo tanto deben dormir tumbados establemente.

Cuando un bebé es sentado en la silla del cochecito, no se encuentra bien puesto, el cuerpo se flexiona encima de sí mismo debido a la fuerza de gravedad, haciendo de esta forma una “C” muy pronunciada que hace difícil la expansión del abdomen y el tórax para respirar. Asimismo, si la cabeza cae muy adelante, con su barbilla en el pecho, también existe la dificultad de que puede aspirar aire hasta el punto de que se corte su flujo. Esto es conocido como asfixia postural o posicional y puede ser muy peligroso.

En las sillas del cochecito se puede estar en esta posición, al igual que las sillas para el automóvil. Las mismas no deben utilizarse más de una hora y media. El bebé debe colocarse en una buena ubicación, y a esto se refiere al uso del arnés para sujeción que se adapte correctamente al volumen del cuerpo del pequeño, para que así se sujeten los hombros pegados a la silla y así evitar que se vayan hacia adelante. De igual manera, la cabeza tiene que ir alineada con el cuerpo.

sillita

En el año 2001, Pediatrics publicó un estudio en donde se observaron50 bebés recién nacidos y 50 prematuros, sentados en una silla de coche homologada por 60 minutos. La saturación de oxígeno de los pequeños promedio bajó del 97% al 94%. Por otro lado, tres prematuros y cuatro a término, presentaron una saturación de oxígeno menor a 90% en un tiempo de 20 minutos. Asimismo, el 12% de los bebés prematuros sufrieron apneas (dejar de respirar por unos segundos) o bradicardias (cuando el corazón va más lento de lo debido).  Otro estudio presentado en 2002, evaluó a 12 recién nacidos cuando se encontraban sentados en una silla o una cuna y la medida de saturación cuando se encontraban sentados fue de un 95,8% por un 98,8% cuando se derribaban.

La sillita del coche del bebé

En otro estudio que fue publicado en el año 2007, se hizo la comparación de las consecuencias provenientes de tener al bebé en una silla de cochecito con el cuco o capazo del mismo y en una cuna de hospital, como referencia. Por un período de 30 minutos se controlaron a los bebés en la cuna, y durante 60 minutos a los del coche. Cuando se encontraban en la cuna de hospital la saturación de oxígeno era de 97,9%, de 95,7% en la silla, y 96,3% en el capazo. La conclusión fue que el uso de los dispositivos del cochecito, deberían ser limitados solo al coche y no como sustitos de una cuna.

Frente a la situación, los investigadores han estado en la búsqueda de soluciones para contribuir a evitar episodios como apneas y la desaturación. Debido a esto es recomendable que los bebés no duerman nunca durante mucho tiempo en sillitas de coche, y menos en hamacas ya que respiran con menor funcionalidad cuando se encuentran tumbados.

De igual forma, si se va a realizar un viaje bastante largo, cuando se lleva al bebé en las sillas de cochecito que van en el automóvil, es recomendable hacer paradas periódicamente para sacar al pequeño de la silla y que pueda recuperar oxígeno. Luego que respire bien, puede dársele de comer si es necesario, y pasado un rato continuar el trayecto.

sillita2

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies